jueves, 2 de mayo de 2013

A Lis...



Sombra que fuiste luz, te admiro siendo oscura, aunque envidié tu resplandor. Te quiero ahora más...ahora que no deslumbras. Fuiste bella siempre, pero la oscuridad de tu tristeza me enternece. Te quiero ahora más, ahora que despojada estás de tu manto cegador, ahora que dejas ver en tu sombra, el alma que escondías detrás de tu sol. Eras como un pavo real, la gente te amó, te admiró. Ahora..., ahora el mundo te olvidó.
Pero yo te amo más que nunca, siendo sombra, ¡qué me importa! Si lo que eras jamás me llenó. Ni amistades vanas, ni riquezas, ni favores quise yo. Sólo quise que me quisieras, a eso le di yo valor. Por eso estuve y estoy. Por eso te quiero aunque no te quieran, te admiro aunque te escondas y te acompañaré en el ocaso de esta vida que olvida lo que hicimos, lo que fuimos y lo que quisimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada