jueves, 18 de abril de 2013

Mundo Sin Sentido


Puede ser que la vida le pase a uno de largo y sin siquiera darse cuenta esté muriendo sin haber sacado nada en limpio. Hay personas que dan la impresión de eso mismo. No dejan estela porque no se paran en el camino a sembrar nada más que su vacío, su pereza, su desidia, su frivolidad…
Me fascina encontrarme gente que no se entera de nada a pesar de saber de todo. Es entonces cuando analizo en qué mundo estamos viviendo, en porqué el mundo es como es.
Vivimos sin pensar, sin involucrarnos demasiado en los problemas de los demás, ni siquiera nos atrevemos a ponernos un momento en la piel del otro.
Oímos pero no escuchamos, vemos pero no miramos. Es como si nuestros sentidos no estuviesen conectados con nuestras emociones. Hemos aprendido a desconectar esa parte del cerebro que es capaz de empatizar. Para la mayoría es mucho más fácil vivir así, sin sentir.
A un ciego no le hace falta ver para percibir el dolor, la alegría, el amor… Sin embargo a la mayoría de los que tenemos nuestros cinco sentidos intactos nos falta lo más importante: La percepción. Es una pena. Nos perdemos las cosas más importantes de lo que nos rodea, nos quedamos en la superficie sin querer profundizar en el sentimiento, que al fin y al cabo es la parte imprescindible para interactuar con el mundo.
Pueden llevarme la contraria quienes dicen que los animales no tienen sentimientos. Seguiré creyendo firmemente que sí los tienen. Somos los humanos los que estamos perdiendo el privilegio de sentir. Y lo perdemos porque queremos ser duros, que no nos hagan daño, ser los más fuertes. Pero eso trae consecuencias globales. El mundo está perdiendo su animalidad, su naturaleza. No podemos ir contracorriente. Nos cansaremos algún día pero será tarde para dejarse llevar porque hemos cambiado considerablemente la trayectoria de nuestras ideas, hemos originado otras nuevas y equivocadas y eso tardará mucho en borrarse de la memoria del mundo y mucho más en desaparecer de los genes de nuestros descendientes. 

2 comentarios:

  1. pienso igualito que tú, cuanto más nos alejamos de la naturaleza de las cosas y de las personas más fríos nos volvemos... no veas tú las peloteras que tengo con algun@ por mi voluntariado con los perros... ¡es que mira por lo que se te ha dado!...¿Qué te dan los perros?...

    Y yo creo que todo es necesario porque el que precisamente habla ni hace voluntariado con perros ni con nada... yo en cambio, soy desde hace mucho años de Médicos del Mundo, desde hace un tiempo de Unicef, de la Cocina Económica local... así que mucha gente está mejor calladita porque hablan sin tener conocimiento y tiene que haber gente para todo... los animales también tienen unos derechos que hay que proteger porque ellos sí que están totalmente indefensos, porque no hablan, no se pueden hacer escuchar..

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. Siempre hablan los que no hacen nada. Protestan por todo (pero en el bar) y nunca se mueven realmente para cambiar las cosas. Tratan de convencernos de que no sirve de nada. Me parece una actitud vergonzosa, cómoda y conformista, pero cuando les dices que eso es lo que piensas ante sus "Tú no puedes cambiar el mundo" o "¿De qué sirve?", o "Eso es una Utopía" se creen con todo el derecho a sentirse ofendidos. La gente mediocre no cambia el mundo pero hace que los que sí lo cambiamos lo hagamos con la máxima convicción de que son ellos los equivocados, aunque desgraciadamente sean la mayoría. Biquiños.

    ResponderEliminar