miércoles, 30 de enero de 2013

Atrapados en la red

Atrapados en la red
como pescaditos en la nasa
intentamos respirar
cuando el aire nos falta.
Los pulmones encharcados
de tristezas y de anhelos.
¡Quien pudiera navegar
en ese barquito velero!
Que el viento nos llevase
muy lejos, bien lejos
de angustias, desventuras
desgracias y pleitos.
Navegando por un mar
inventado y de fortuna
Yo sería el capitán
de mi cáscara de nuez
te invitaría en la mañana
a tomar un café.
Sin prisas
y sin nada más que hacer
que disfrutar de la brisa,
del aroma y del momento,
de tu charla tranquila
y del azul del cielo.
Hasta el sol,
se pondría contento
y espantaría esa nube,
negra,
como el futuro negro.
Navegaríamos solos
en compañía del viento,
a favor de nosotros
y en contra del tiempo.
El tiempo de hoy,
jodido y perverso
que nos atrapó en su red
un día con lo puesto,
desarmados y vacíos
de sueños y deseos.
El tiempo que nos axfisió
con su negra esperanza
con  expectativas falsas.
Y nos quitó el timón,
y nos cambió el rumbo.
Nos emborrachó
con mentiras que creímos
como un falso líder
de una falsa religión.
No puedo más con esta secta
 hoy me salgo de ella
me pegaré una ducha
de verdades que no engañan
de alegrías que me faltan,
y de propias esperanzas.
Voy a dejar de pensar
como quieren que piense.
Le daré la vuelta a la tortilla
quizás así no se queme.
Después me la comeré
en tu dulce compañía,
nos emborracharemos
de libertad y alegría,
de pensar por nosotros mismos
errando si hace falta
para aprender que nuestras vidas
son más nuestras que nunca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario