viernes, 30 de marzo de 2012

Ahora. Y después Sala El Infierno

Lo que pienso ahora es que no pienso nada, escribo simplemente. Me he puesto los cascos y estoy escuchando música de una lista que elaboré yo misma. Son canciones de Muse, Moby, Pink Floyd, Massive Atack, SuperTramp, Leonard Cohen, etc. Sí, y me estoy tomando unas birrillas, voy por la tercera, hoy es un día especial ¿porqué? No lo sé, pero me siento bien y quiero celebrarlo escribiendo al tiempo que escucho la música y me agarro un pedillo siestecero. La verdad que me lo estoy pasando de miedo así, a veces no me hace falta nadie para hacerlo, a lo mejor es eso lo que celebro. Hay días en los que me apetece salir y darlo todo en la Sala el infierno, que es un local de reciente apertura en Corralejo y que me pirra porque al fin encontré un ambiente en el que me siento a gusto, en el que ponen música que me transmite y en el que puedo disfrutar del directo, algo fundamental en la comprensión del que oye con el que transmite y comparte su música. Pero hoy me he montado mi propio garito y a horas intempestivas para este tipo de ocio. De vez en cuando me gusta saltarme las reglas y creo que es cuando más disfruto del momento, cuando me regalo éso que me apetece aunque no proceda en ese momento. ¿Porqué no, oye? Creo que vivimos tan dentro de los momentos apropiados de hacer esto o aquello que realmente no hacemos las cosas cuando realmente nos apetece, espontáneamente. Hoy he decidido revelarme contra eso, bueno, algunas otras veces también, y me sabe a gloria hacerlo.
Desde aquí os recomiendo a todos los que viváis o vengáis de vacaciones a Corralejo a que conozcáis La Sala el Infierno. Más allá de que os guste o no la música alternativa: el rock, heavy, punk, rap,reggae, etc, os lo recomiendo por el ambiente y la música en directo. Desde luego siempre que voy allí encajo, sea como sea, encajo, puedo ir sola, acompañada de amigos, de mi pareja, de conocidos, pero siempre me lo he pasado genial. Eso sí! Hay que salir con la actitud de pasar un buen rato y compartir tu buena onda. ¿Te atreves?Sala El Infierno
Si queréis saber más de la Sala El Infierno esta es su página en facebook: Sala El Infierno




lunes, 19 de marzo de 2012

Cuestión de Fe

En el fondo todo se reduce a la fe. Cuando uno no tiene fe en si mismo, la busca en otros. Busca la reafirmación de sí mismo en los demás, como un espejo espiritual que le refleje cómo es, cómo y porqué los demás lo ven así de esa manera que él piensa que lo ven y porqué lo quieren o dejan de querer. Mi conclusión es que a esas personas les falta la fe y la convicción de que son únicos, divinos y esa carencia en la que no existe amor por uno mismo es la que le lleva a buscar en los demás lo que él no puede darse. Es muy gratificante que los demás tengan fe en uno pero esa no es la fuente que te da fuerza y te hace crecer como persona, al contrario, esa es fuente de la que no debe uno beber, pues acaba creando una dependencia de la opinión de los demás, si la opinión es buena, será como la adrenalina, te dará un subidón y durará un rato o un tiempo y si es negativa, te deprimirá y te hará sentir poco valorad@. Pero si esa fuente de fe proviene de uno mismo será inagotable, uno es quien decide beber de una o de otra. Evidente es que cuesta un esfuerzo esa fe, porque significa comprometerse con la creencia de que uno puede, de que uno es  válido y de que puede conseguir objetivos que tiene en mente. Una persona que no pone esfuerzo en conseguir sus objetivos, sus sueños o como quieran llamarlo, es una persona sin fe en sí mismo, puesto que van a la par, la una no es a la otra sin la otra a la una. Pienso que una persona que cree en sí misma se esfuerza por conseguir aquello que ama o desea para sí y los que le rodean y una persona que se esfuerza en conseguir lo que ama lo hace porque cree en sí mismo. Hablando con una amiga sobre estas cuestiones de fe me acordé de aquellos tiempos de la infancia en la que fui empapada de la religión católica, en sus creencias, en sus valores, en sus tabús... Supongo que cada persona evoluciona de forma diferente aún habiendo recibido esa misma educación. Unos se formulan a sí mismos desde bien pequeños preguntas existenciales que contradicen "la palabra de dios" y otros creen a pies juntillas todo lo que les dicta La iglesia, la religión, sea católica, musulmana, judía, heterodoxa...
Todos llevamos algo divino en nuestro interior y esa divinidad no es ni más ni menos que la fe en uno mismo, el creer que tarde o temprano, después de esa oscuridad en la que podamos caer, tendremos esa fuerza interior que nos hará levantarnos de nuestra caída. Ese famoso resurgir del ave fénix bien puede referirse a esa gran fe en uno mismo que nos hace reinventarnos, reciclarnos y hacer posible que a pesar de las circunstancias de la vida salgamos adelante. Esa fuerza proviene del interior, jamás nos servirá de nada el apoyo exterior si no trabajamos en nosotros mismos esa fe. Y cuando uno cree en sí mismo y empieza a ver el poder que tiene en sus manos entiende que dar ese poder a los demás es una torpeza e incluso algo que los demás pueden utilizar en su contra ejerciendo la manipulación. Cuando dejas que sean los demás los que creen que puedes también les das el poder de decidir qué puedes o no hacer.
Así que chicos, os invito a hacer un ejercicio de reflexión. Pensad qué es mejor ¿Creer en vosotros o dejar a los demás ese poder sobre vosotros?

jueves, 8 de marzo de 2012

Ser de Verdad

Si de este inmenso mundo en el que vivimos escogiésemos una pequeña muestra y analizásemos qué es lo que no va bien nos daríamos cuenta que en toda estructura social, sea del tipo que sea (familias, comunidades, asociaciones, empresas...) hay un elemento común: el deseo de la supremacía del yo. Y me da por pensar que ése es el gran fallo. Luchamos cada día por destacar olvidándonos del objetivo fundamental. Preferimos y elegimos alimentar nuestro ego a trabajar en equipo para conseguir los propósitos. Nos ponemos zancadillas los unos a los otros, nos alzamos la voz o nos callamos por miedo a desprestigiarnos a nosotros mismos creando un conflicto cuando algo no va bien. Ser claro y transparente no está de moda en estos días. Nos enredamos por detrás y muy pocas veces de frente. Ser diplomático se confunde con ser hipócrita y en vez de "al pan, pan y al vino,vino", se juega a la diplomacia. Y al final esos enredos nos pasan factura, porque llega siempre el día en que todo revienta como un grano de pus. Qué desagradable, no? Cuando todo está podrido, qué se puede salvar? Quizás hay que cortar por lo sano y Ser De Verdad. Eso no significa Ser Yo, significa analizar ha qué se ha venido ¿a trabajar, a cambiar las cosas? ¿o a destacar? ¿Podemos darnos cuenta que muchas veces nos mueve nuestro afán de protagonismo, nuestro orgullo, nuestro querer quedar mejor que nadie? ¿somos capaces de llegar a ese pensamiento?¿O quizás buscamos reconocimiento, que se nos dé una medalla por nuestros méritos?
Podríamos dejar de lado nuestra vanidad y empezar a pensar como piezas de un engranaje, piezas fundamentales, únicas e imprescindibles para el buen funcionamiento del mundo. Podríamos sentirnos infinitamente bien aportando nuestro buen hacer. Cualquier cosa, por pequeña que sea, repercute sustancialmente en el mundo. Si uno se olvida de Ser Yo para Ser de Verdad comprende que sus pequeñas acciones mejoran el mundo.
No rompas la cadena. Tú eres una pieza única y fundamental

martes, 6 de marzo de 2012

A veces sonrío y no saben porqué

Vas y vienes. En algún rincón te encuentro de repente, sin avisar, sorprendiéndome gratamente. 
De vez en cuando algo hace que te recuerde... Tal vez una canción, un aroma o quizás una frase que ya oí de tu boca. A veces veo tus rasgos en otra persona o el carácter de otros me recuerda a ti. Cuando eso pasa, te hago un pequeño homenaje y en silencio...te recuerdo.
 Y esos momentos me hacen feliz... Esos momentos son como la magia que siempre está.
Cuando eso pasa la vida cobra más sentido. La existencia, da igual en que forma, es perenne, porque siento tu energía, aquí, en mi memoria. 
Sigues alegrando mis días. 
Sigo bailando contigo cuando suenan nuestras canciones.
Y entonces sonrío y no saben porqué...
 Brindo con cerveza al aire en el que estás y por un momento huelo tu perfume y veo tus ojos.
 Y esa chispa que brillaba en ellos resplandece fugazmente en mis recuerdos y vuelvo a sonreír porque estás aquí. 
Y entonces me embarga la emoción que sale por mis ojos con sabor salado.

sábado, 3 de marzo de 2012

Leitmotiv

Nunca había estado tan pendiente de la política actual. No por falta de interés... o sí. No sabría decirlo exactamente. Pero si algo he sacado en limpio de todo lo que está sucediendo (creo que puede estar pasándonos a la mayoría de los jóvenes y no tanto) es que empieza a contagiarse una corriente de preocupación y por lo tanto de concienciación. Pienso que después de todo al ser humano le mueve la motivación y hoy en día, con la situación desastrosa a la que nos han llevado los bancos, los políticos y la avaricia de los que están por encima de la ley y de la justicia puedo decir que mis motivos son suficientes para afirmar públicamente que me avergüenzo de cierto sector de la raza humana, ese sector que se deja corromper, ese que piensa en el YO antes que en el bienestar de todos, ese que promete en falso para lucrarse, ese que no tiene escrúpulos y nos arroja a una situación de incertidumbre, de pobreza y de pánico a sabiendas de lo que está haciendo. Ellos son los misioneros de nuestra motivación. Sí, hasta ahora nos hemos quedado a un lado bebiendo cerveza y tomando café,pero ellos se han encargado de despertar nuestra conciencia y ahora, más despiertos que nunca retomamos nuestra responsabilidad política, la responsabilidad que perdimos en un punto entre los 70 y los 80.
Miedo me da saber que estamos en manos de un par de dirigentes europeos gracias a nuestros maravillosos políticos que se han dedicado a llenar sus arcas particulares en vez de atesorar nuestra riqueza.
Vivimos, antes de todo esto, una burbuja inmobiliaria aunque yo la llamaría más bien la burbuja quijotesca. Aunque al revés que el Quijote, nosotros no veíamos peligro en los molinos de viento sino que divisábamos un castillo con forma de futuro espléndido y abundante. Nos creímos por un tiempo que éramos más ricos que la mayoría de los europeos. Nos volvimos derrochadores porque... ¿podíamos?
 No se piensen ustedes que renuncio a mi patria o que me averguenzo de ella, pero hemos sido unos ingenuos, unos VIVA LA VIRGEN. España se caracteriza porque aquí se lo pasa uno bien, trabaja para disfrutar, al menos desde mi generación (los 70) no hemos hecho otra cosa que disfrutar de la vida sin pensar mucho en las consecuencias. Pero ahora nos toca acarrear con las consecuencias de haber dejado hacer a esta calaña de corruptos lo que les ha venido en gana. Ahora nos toca el relevo: despertar de nuestra inopia y salvar nuestro país aún a costa de nuestras cómodas vidas.
Con el regreso del PP no ha hecho más que empeorar la situación aunque pienso que será el detonante, lo que termine de despertarnos de nuestra siesta. Nos están azotando duramente y despojándonos de todo derecho a una salud y educación pública de calidad, a un trabajo y unos derechos laborales justos, a una vejez... ¿bien merecida?
Nuestro castillo en el aire se derrumba y cual lucidez quijotesca empezamos a vislumbrar la realidad de nuestro futuro.
¿No es acaso esto suficiente motivación?


Espero no molestar a ninguna de las generaciones que nombro y entre las que me incluyo. Simplemente describo una situación GENERAL y siempre desde mi punto de vista. Por supuesto sé que hay muchas personas que sí han hecho por nuestro mundo cosas buenas e importantes. Sé que no les ha hecho falta motivación de ningún tipo para hacerlas porque son portadores de la motivación en sí, también sé que la mayoría son anónimas y han aportado su granito de arena en su entorno. Pero entiéndanme, han sido una minoría y debemos convertirnos en UNA MAYORÍA. Ésa es la manera de generalizar el estado de una situación.

Ya por último me queda pedirle al ayuntamiento de La Oliva que mande a los barrenderos a la trasera del CEIP María Castrillo. Me encantan los conciertos pero después hay que pasar la escoba, cosa que no han tenido en cuenta, con la consecuencia de que a cinco días del concierto de Don Omar todavía sigue la carretera del instituto y el aparcamiento del colegio lleno de cristales. Por favor, hay niños corriendo por ahí y coches que pueden pinchar sus ruedas...
Tomen ejemplo del Cultura Urbana e InvictoRock que muy por el contrario a las etiquetas que se le pueda poner a ese tipo de eventos, los propios organizadores dejan el recinto o la plaza limpia (visto por mis ojos).