jueves, 30 de agosto de 2012

Ser Yo Duele

Miserables! Os habéis sentido alguna vez así? Yo a veces me siento mezquina. Después tardo siglos en recuperarme de esa sensación, se me queda un poso amargo que me recuerda que puedo ser tan miserable como a esos que aborrezco. ¿Porqué el ser humano tiende a eso? ¿Porqué metemos la pata en nombre de dios sabe qué en ese momento se nos revuelven las entrañas y vomitamos sentimientos irracionales? De verdad, me siento frustrada por dejarme llevar en ese sentimiento oscuro que retuerce el alma y hace que lo bueno en mí, lleve su lado más oscuro en el revés de su cara. Hay algo en mí que me hace sentir orgullosa, algo que valoro extremadamente, algo sagrado que yo misma transgredo irracionalmente después. Me carcome la angustia. Me carcome la incertidumbre de qué va a pasar posteriormente a esta angustia, necesito perdón pero me cuesta confesar el pecado. ¿Puedo pedir perdón en silencio? Soy cobarde, lo sé, pero cómo desvelar mi otro lado y confiar en ser perdonada, ¿acaso soy yo tan tolerante, tan comprensiva? ¿Cómo pedir eso si soy incapaz de perdonarlo?


2 comentarios:

  1. No, no se puede pedir perdón en silencio. Hay que dar la cara, dejar a un lado el orgullo y reconocer el error. Una vez dicha la primera palabra, el resto llega solo.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. Perdónate a ti misma y ya vendrá lo otro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar