jueves, 8 de marzo de 2012

Ser de Verdad

Si de este inmenso mundo en el que vivimos escogiésemos una pequeña muestra y analizásemos qué es lo que no va bien nos daríamos cuenta que en toda estructura social, sea del tipo que sea (familias, comunidades, asociaciones, empresas...) hay un elemento común: el deseo de la supremacía del yo. Y me da por pensar que ése es el gran fallo. Luchamos cada día por destacar olvidándonos del objetivo fundamental. Preferimos y elegimos alimentar nuestro ego a trabajar en equipo para conseguir los propósitos. Nos ponemos zancadillas los unos a los otros, nos alzamos la voz o nos callamos por miedo a desprestigiarnos a nosotros mismos creando un conflicto cuando algo no va bien. Ser claro y transparente no está de moda en estos días. Nos enredamos por detrás y muy pocas veces de frente. Ser diplomático se confunde con ser hipócrita y en vez de "al pan, pan y al vino,vino", se juega a la diplomacia. Y al final esos enredos nos pasan factura, porque llega siempre el día en que todo revienta como un grano de pus. Qué desagradable, no? Cuando todo está podrido, qué se puede salvar? Quizás hay que cortar por lo sano y Ser De Verdad. Eso no significa Ser Yo, significa analizar ha qué se ha venido ¿a trabajar, a cambiar las cosas? ¿o a destacar? ¿Podemos darnos cuenta que muchas veces nos mueve nuestro afán de protagonismo, nuestro orgullo, nuestro querer quedar mejor que nadie? ¿somos capaces de llegar a ese pensamiento?¿O quizás buscamos reconocimiento, que se nos dé una medalla por nuestros méritos?
Podríamos dejar de lado nuestra vanidad y empezar a pensar como piezas de un engranaje, piezas fundamentales, únicas e imprescindibles para el buen funcionamiento del mundo. Podríamos sentirnos infinitamente bien aportando nuestro buen hacer. Cualquier cosa, por pequeña que sea, repercute sustancialmente en el mundo. Si uno se olvida de Ser Yo para Ser de Verdad comprende que sus pequeñas acciones mejoran el mundo.
No rompas la cadena. Tú eres una pieza única y fundamental

6 comentarios:

  1. me uno a esa cadena, por supuesto que sí.
    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. ES LA CRUDA REALIDAD,POR DESGRACIA TODOS SOLO PENSAMOS EN NOSOTROS MISMOS Y COMO TU BIEN DICES EN QUEDAR BIEN,CUANDO TODOS TOMEMOS CONCIENCIA DE ESTO SERA DEMASIADO TARDE....AUN ASI YO TAMBIEN ME UNIRIA A ESTA CADENA PARA CAMBIAR EL MUNDO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Natalia, tendrías que hacerte una cuenta google, así te sería más fácil dejar comentarios. Besitos

      Eliminar
  3. Todas las estructuras sociales se basan en lo importante y diferente que es un individuo (o grupos de individuos) porque sólo aislandonos nos pueden controlar, si fuesemos conscientes de que formamos parte de un TODO enorme, que no existe ese yo que tanto adoramos que lo reforzamos a cada momento con nueva energía, encerrandonos, encapsulandonos en "nuestro mundo".

    Yo soy tú, eso es así, por eso nos resonamos al leernos, porque en algún momento del primigenio nacimiento de la galaxia TODOS fuimos uno, y explotó.

    Yo soy cadena, soy aire, soy cielo, soy risa, soy lágrima, soy mar, soy tú...así que nosotros somos cadena, somos aire, somos cielo, somos risa, somos lágrima, somos mar, somos TODO!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suso, creo que si realmente nos diéramos cuenta, no haría falta controlarnos, seríamos el Todo los que controlaríamos con justicia a esos Yos descarriados del Todo, jejeje. Besos

      Eliminar
  4. Tienes mucha razón. Yo misma hago verdaderos esfuerzos por mantener mi yo a raya, y se que a veces no lo consigo del todo... Besazos

    ResponderEliminar