miércoles, 18 de enero de 2012

Resaca vacacional

Ya estoy de vuelta. Después de unas largas vacaciones junto a mi familia regreso a mi tierrra adoptiva, Fuerteventura, a la que echaba de menos por varios motivos. El primero de ellos y fundamental es que aquí rejuvenezco ¡en serio! Tengo dermatitis atópica y el clima de Galicia me sienta fatal: se me escama la piel, me levanto con la cara hinchada y se me forman heridas en la cara y manos de tanto rascarme. El segundo motivo y no menos importante es que aquí tengo mi hogar y aunque en Chapela dejo a mi familia, la mía propia se forjó y reside aquí, en Corralejo, donde me siento como pez en el agua. La tercera es que en Galicia parece invadirme una especie de tristeza, de melancolía. Me sumo en un estado en el que parezco retroceder a la adolescencia y niñez, me vuelvo irascible y me acompaña un constante cabreo a lo largo de mi estancia allí. Es como si todo lo que aprendí con los años se esfumase y volviese a ser la yo que era antes de madurar, o quizás que las circunstancias que me rodean cuando estoy allí todavía no las he superado y no he pasado de nivel en esa asignatura. En realidad venir aquí fue una huída y cada vez que regreso a Galicia tengo que pasar examen. Bueno, os diré que estoy de nuevo suspendida. Quizás algún día llegue a aprobar.
Os dejo con una canción que lleva dando vueltas en mi cabeza desde finales de verano que la escuché en el coche. No sabía el nombre y la busqué en internet en éxitos de los 80, pero nada, no la encontré. Al fin, el otro día viendo una película la volví a escuchar y la busqué por la banda sonora. La verdad que me encanta esta canción, me trae recuerdos. Y me suele pasar que me obsesiono hasta que doy con esas canciones que me gustan y no sé de quien son ni como se titulan, pero sé que al final acaba viniendo a mi la solución de forma casual. Hoy, al buscarla con los subtítulos, me maravilla ver que la letra encaja con ese pasado y con mi huída a Fuerteventura, con no encontrar la salida y seguir mintiéndome y cerrar los ojos. Afortunadamente la situación te persigue a dónde vayas hasta que acabas abriéndolos y así fue. Espero que os guste la canción.

6 comentarios:

  1. Bienvenida, me alegra que hayas disfrutado de una deliciosas vacaciones con tu familia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Te comprendo con lo de la dermatitis porque mi hija la padece desde hace unos años y hay veces que se pone tremenda. ¡Toco madera!, que este año aún lo está pasando bien porque el invierno pasado se le puso la cara que parecía un cromo, pobre.
    Respecto a tu huida y a todos los recuerdos que se te agolpan cuando vienes también es comprensible. Hasta encontrado tu sitio en el mundo y no es junto a tu familia, lástima, pero no te preocupes ni te culpabilices, si no puede ser, pues nada. Lo bueno es que ahí en Fuerteventura hayas conseguido desconectar y empezar de cero, y que te sientas a gusto. Hay un refrán que dice: “Uno no es de donde nace sino de donde pace!
    No obstante, una vez dicho todo lo anterior, lo bueno y deseable es superar el pasado porque eso nos reportará mayor estabilidad en el presente y en el futuro. Debes tenerlo en cuenta.
    Biquiños y bienvenida de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Describes a la percepción mi sensación al volver a Teis, es como si todo aquello que se ha crecido por el camino, se quedara allí, en el camino, como si el entorno de la niñez llamara al niño...también es cierto que la familia siempre espera a que vuelva la persona que se fue, y esto por mucho que se intente consciente o inconscientemente, es imposible.
    He andado zumbado todas estas fiestas, y no era la sidra que casi no caté era la sensación de no ser del todo yo.

    Gracias por hacerme entender.
    Ánimo en ese regreso y a vivir Corralejo al mil por cien!!!

    ResponderEliminar
  4. Verdad, muchas veces hay lugares en los que al ir ahí nos sentimos tan bien.

    Pd: Te invito a que visites mi blog de cine, ahí también publico cuentos míos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Fleetwood Mac!!!
    Yo no creo que haya asignaturas que se suspenden o se aprueban, Misón, creo que la vida es un largo proceso de aprendizaje en el que vamos avanzando, a veces más deprisa, a veces más despacio. Y que incluso cuando pensamos que estamos retrocediendo, no es así. Sí es cierto que algunas veces nos atascamos pero la perspectiva siempre es diferente, aunque sea solamente en un pequeño matiz. Bueno, eso es lo que creo... igual me equivoco. Tampoco conozco tus circunstancias.
    No seas tan dura contigo misma ;-)
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. BUENAS NOTICIAS, sé que tienes razón, siempre avanzamos, aunque a veces me da la sensación de que hay algo que no termino de superar y siempre vuelve, es como si supiera que la respuesta que voy a dar en el examen no fuese la correcta porque la he fallado muchas veces respondiendo de esa manera e igualmente algo me empuja a seguir respondiendo así, aún sabiendo que la voy a cagar.

    ResponderEliminar