viernes, 29 de julio de 2011

VIVIR ES VIDA

Hay canciones que todavía hoy me hacen brincar como una posesa. Y la primerísima de la lista es ésta

martes, 26 de julio de 2011

Cinco minutos muy largos

Cuando voy con Nayra al parque y llega la hora de volver a casa suelo avisarla: Nayra, 5 minutos más y nos vamos, Vale?
Ella, si la aviso, pues como que no me monta tanto cisco y se resigna a disfrutar de esos 5 minutos que le quedan, aunque se le hacen cortos, jejeje. Me di cuenta el otro día cuando vino a despertarme de buena mañana a mi cama y le dije: déjame dormir 5 minutos y ya me levanto.
A la media hora me volvió a despertar y le volví a repetir: Nayra! déjame dormir cinco minutos más.
la pobre se fue a jugar a su habitación. Pero a la tercera vez que me vino a despertar y le dije que me dejara dormir cinco minutos me respondió: Mami, tus 5 minutos duran más que los míos.

miércoles, 20 de julio de 2011

sábado, 9 de julio de 2011

Viajando en el tiempo


La música siempre ha estado presente en mi vida. A lo largo de los años he ido recopilando una gran lista de canciones con las que podría contaros por capítulos las diferentes etapas por las que he pasado. De muchas ni siquiera sé el título o autor pero cuando las escucho es como revivir momentos pasados, la nostalgia se apodera de mi y es como si viajase en el tiempo porque enseguida la melodía me sitúa en algún recuerdo. Si cierro los ojos mientras la escucho puedo volver atrás y sentir exactamente como sentía. Me parece maravilloso que la mente almacene y relacione a través de la música y de un modo tan exacto la mayoría de los recuerdos. Aquí os dejo algunos:

martes, 5 de julio de 2011

Un poquito de mí


 Hace unos  minutos estaba en la cama; Había decidido acostarme temprano pues llevo un mes un poco estresante y se me nota en la cara el cansancio. Pero da la puñetera casualidad de que para un día que mi cuerpo decide por fin acostarse a su hora, mi mente se pone en discordia y comienza a trabajar y a pensar en temas nuevos que escribirles a ustedes, así que como la inspiración no viene cuando una quiere sino que es caprichosa y decide por su cuenta no me ha quedado más remedio que volver a levantarme y encender el ordenador ¡Eso sí! con mucho gusto aprovecho estos momentos a pesar del cansancio que llevo a rastras, pues para mi es puro placer escribir, me llena de orgullo que publiquen mis artículos y aunque no sean del gusto de todos, saber que me lee al menos alguien es algo que me sube el ego. Y perdonen mi sinceridad, pero soy humana y el ego es muy de los humanos, ¿verdad?
Como les iba diciendo estaba en ese trance en el que uno comienza a divagar sobre lo que ha acontecido en el día y al recordar una conversación mi mente empezó a analizarla. Dicha conversación trataba sobre el concepto "amistad", aunque les digo que para mi es "AMISTAD" No entiendo a la gente que llama amigos a conocidos o colegas de copas, ni entiendo a la gente que es tu amigo hasta que te conoce mejor y no le gustan ciertas características o comportamientos de tu personalidad. Yo soy de las que tardo en decidir si alguien merece el apelativo de "AMIGO" pero una vez me tiro al río lo hago con todas las consecuencias. A veces es un engorro ser amigo, es algo incluso dañino si no sabes llevar esa amistad, hay que estar preparado para todo tipo de eventualidades, porque es casi como ser hermano y uno tiene que saber soltarse, confiar, ofrecer, dar y también saber recibir sin orgullo. No me gusta el tipo de amistad en el que uno lo da todo pero se niega a recibir, eso no está bien, uno tiene que dejarse querer y aceptar que la amistad es un boomerang, que no es interés el recibir lo que el otro te da con todo su amor ¡Al contrario! sería un desprecio rechazar lo que te ofrece. Hace años leí que es fácil ser amigo de alguien con el que no chocas y con el que te compenetras, lo difícil es serlo de alguien con quien continuamente disientes o con el que no compartes sus razonamientos ni sus formas. Pero ahí está el enriquecimiento, el te enseña y tú le enseñas y así uno siempre gana. Espero que me entiendan... No incluyo a gorrones ni a maltratadores o manipuladores, sí a personas que por cosas de la vida, tienen diferentes modos de reaccionar ante las situaciones cotidianas, reacciones que una a veces no se las espera pero que sabe torearlas y manejar esa amistad como si de un barco de vela se tratara. Soy mujer de pocos amigos, muy pocos, pero los que tengo quiero que me duren toda la vida, porque tanto amor dado y recibido no se debe desperdiciar ni olvidar.


Cuando uno es joven sufre decepciones, aunque pensándolo bien, seguramente también servidora ha defraudado a algún que otro corazón, así pues, con el tiempo decidimos tener menos porque dicen que menos es más. Todo esto pensaba yo en mi cama llegando a la conclusión de que soy como soy gracias a mis padres, que lo han sufrido antes que yo, mi madre me enseñó a seguir abriéndome a las personas a pesar de las decepciones y a creer que todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario y mi padre a darlo todo sin esperar nada a cambio, a estar siempre, haga frío o calor, nieve o truene y a ser siempre fuerte cuando te necesitan. En fin! Sobre todo era esto último lo que les quería decir, por eso no pude resistirme el levantarme de la cama. Ahora sí, buenas noches, vecinos, me voy a dormir!