domingo, 3 de abril de 2011

Parte de la enseñanza es la enseñanza

Hoy os quiero compartir este genial vídeo lleno de mensajes tan obvios pero tan difíciles al mismo tiempo de comprender, de asimilar. Todos recibimos consejos, éstos mismos consejos que tan brillantemente recita el cantante.
Cuando estamos en plena adolescencia empieza el acoso masivo de nuestros mayores con sus sermones, con su elocuencia y sus experiencias de personas adultas. Normalmente, cuando nos dan un consejo se basan en sus propias experiencias y sobre todo en sus errores. Y aunque se entiende perfectamente el significado del contenido, no nos empapamos de la emoción que imprime el mensaje, la esencia, la enseñanza verdadera del consejo, ni captamos el sentimiento profundo con el que nos lo están dando, como si quisiesen de verdad que aprendiéramos tan sólo oyéndolo, aún sabiendo que es poco probable. Cuando una persona regala un consejo de corazón, es porque ha aprendido una lección de vida y la quiere compartir contigo. Porque parte de la enseñanza es compartir la enseñanza. Las personas mayores que nunca han dado un consejo desinteresado es porque todavía no han aprendido nada. Y las que te lo dan es porque al menos dos lecciones ya han aprendido: a ser generosos con su tiempo que te regalan y la que forma parte del consejo que te están dando, así que debemos respetar hondamente a todo el que nos dé un consejo sincero y sentido porque nos están señalando el camino ¡Y no es que nos ayuden a escalar la montaña, o a cruzar el río! Pero estábamos perdidos y ellos nos han dicho: ¡Hey, si vas por aquí no va a ser fácil, pero llegarás!
Probablemente el otro camino no es tan escarpado pero es un laberinto en el que te podrás perder.



Bueno, pues yo quiero compartir este gran consejo con vosotros y no es que lo haya aprendido, como quien dice, estoy al principio de mi camino casi a mis 40 años, pero empiezo a captar la emoción y me fijo más en la vibración de las palabras cuando se transforman en voz sabiendo al instante cuando un consejo es sincero, cuando esa voz tiene verdad en sus palabras y sobre todo cuando el contenido está lleno de amor que generosamente me regalan.

Se me olvidava darle las gracias al realizador/es de este precioso vídeo.

6 comentarios:

  1. Espectacular el vídeo. Pero en ocasiones es... ¡consejos vendo que para mi no tengo' Los consejos de nuestros mayores los entendemos cuando tenemos hijos... y aún asi hay que dejarles hacer su camino, darles el derecho de equivocarse y aprender.
    Besos.
    Gracia

    ResponderEliminar
  2. Toda la vida creyendo que estamos en una competición, pero al final entendemos -quizás- que la competencia era contra nosotros mismos.
    Gran vídeo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. GRACIA, sí, eso trato de decir, por eso hablo de la sinceridad y emoción cuando se transmite una enseñanza de verdad y de la certeza de que en el fondo, cada uno tiene que aprender por sí mismo a valorar lo que de verdad importa. Un beso gracia.
    DEAN, jejeje, pues sí, a veces consigo vislumbrar que soy yo misma la que me limito y que los demás nada tienen que ver en ello. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Un video genial ! Pero es verdad que por desgracia aprendemos de la vida tarde , bueno nunca es tarde , pero es verda que por ejemplo hasta que no eres madre no entiendes a la tuya.
    Un besazo y pasa un buen día guapa !

    Maria

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Misón, conocía el vídeo (lo colgué hace un timepo en el blog) pero me ha encantado volver a verlo. Y también me encanta encontrar personas con las que compartir una misma sensibilidad. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Buenas Noticias, yo tampoco me canso de verlo, me identifico tanto con algunas cosas de las que antes no entendía el verdadero significado, es una pena que tenga que pasar media vida para que empecemos a darnos cuenta de todo lo que tenemos. Un beso

    ResponderEliminar