martes, 25 de enero de 2011

A la Paz le gustó más el Corro de la Patata

Bueno chicos, os invito a jugar, yo simplemente estoy moviendo ficha, no pude rechazar el reto que me lanzó un comentarista en el blog:  
http://elregalodetupresencia.blogspot.com/
 Si quereis lanzar el dado en vuestros comentarios o incluso en vuestro blog, esto puede llegar a ser divertido. Y si quereis ver el inicio del juego no teneis más que klikar en el título de este post. Regalo, muevo ficha:

La Paz quería jugar al escondite, pero se dio cuenta tristemente que a ella no le hacía falta esconderse, la violencia, cegada por el Odio, no la veía. La Indiferencia pasaba de ella, porque no le importaba en absoluto la Paz. A la Importancia le parecía una chorrada todo lo referente con la Paz, le interesaban más otros negocios y la Paz no entendía de eso. A la Urgencia le urgía más buscar a la Justicia y Justicia estaba sedienta de Venganza, con lo cual, la Paz parecía ser insignificante, tanto que desapareció, no se escondió, no hacía falta, en los corazones de todos ellos, simplemente no existía. Pero, de repente vio salir de su escondite a la Inocencia, ella no era como los demás. Inocencia vio a Paz y la invitó a jugar, pero no al escondite, ella quería jugar al corro de la patata, así que llamó también a Ingenuidad, a Alegría, a Amor y también a Imaginación, ya que los otros eran demasiado sosos y complicados para jugar a un juego tan sencillo como unir las manos, dar vueltas felizmente  y cantar al unísono.

10 comentarios:

  1. Que bonito !!
    Siempre haces unos post que me hacen pensar y eso me gusta.
    Un besazo

    Maria

    ResponderEliminar
  2. El Amor le dijo a la Amistad:

    Si estoy yo, ¿por qué existes tú?

    Y la Amistad respondió:

    - ¡Porque yo pongo una sonrisa donde tú dejas una lágrima...!

    ResponderEliminar
  3. MARÍA, has pinchado en el título del post? te llevará a donde empezo todo. Un besazo para ti también.

    REGALO, qué razón llevas! pero divinas lágrimas si un día AMOR nos hizo tocar el cielo. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, la PAZ quería jugar al escondite, jugar al corro de la patata, jugar a..., y la INGENUIDAD, ALEGRIA, AMOR, INOCENCIA, MENTIRA, VIOLENCIA, ODIO, RAZÓN, BELLEZA... se apuntaban a ello.
    La IMAGINACIÓN era la que marcaba en cada momento a qué se jugaba y empezaron por el escondite.
    No se pudo jugar, porque le tocó "contar" a la JUSTICIA y ... cuando fue a buscar, seguía con la benda en los ojos.

    ResponderEliminar
  5. Que bonito corro sería esa unión, de amistad, paz, inocencia , ingenuidad,Amor.
    Que hermoso sería que hicieran un equipo y vencieran a la violencia y compañía, pero creo que es una utopía.Besos Misón.

    AMOR

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. El SABER y su hermana la SAPIENCIA, quisieron jugar con la IGNORANCIA, decidieron jugar a contar, a regalar saberes... La IGNORANCIA decidió callar. De hecho, ni prestaba atención a cuanto se decía. En su soberbia creyó que era una margarita... echada a los cerdos.
    Pero en realidad se trataba de algo muy simple: no se puede enseñar a quien no quiere saber.
    Se puede intentar, pero al final es tontería decir a quien no desea oir.
    ... mejor no decir a quien se sentirá mas tranqui@ con su "no saber".
    La IGNORANCIA tiene un primo del que le gusta presumir: la FELICIDAD. Pero desconoce totalmente a su hermano: el MIEDO.

    ResponderEliminar
  8. Si la paz fuera tan fácil de encontrar para jugar con ella...

    Pasé a saludarte y a desearte un buen fin de semana.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Eso, Misón,... a jugar en paz. Buena historia. saludos blogueros

    ResponderEliminar
  10. REGALO, a la justicia no se le cae la venda porque no quiere, hay otros intereses por medio.
    Y la Ignorancia me da Miedo, por eso me gusta preguntar cuando algo no Sé. Un beso.

    AMOR, si todos creyéramos en las utopías estaríamos construyendo una realidad ¿qué te parece a ti?

    HIPERIÓN, no obstante, no dejemos de buscarla, que no se diga! Un beso.

    JOSÉ ANTONIO, pues sí, muchos somos los que queremos jugar en paz. Un beso

    ResponderEliminar