lunes, 27 de diciembre de 2010

La cara astuta del miedo

El otro día, leyendo la entrada: Sólo por miedo http://susodeteis.blogspot.com/2010/12/solo-por-miedo.html en el blog de O Suso , se me dio por pensar en las veces que yo había sentido más miedo en mi vida y reflexioné en cómo ese miedo me hizo reaccionar. Después al dejar un comentario en su blog le prometí que en mi próxima entrada contaría cómo un día el miedo hizo que me creciera, que utilizara mi astucia para encontrar la salida a una situación muy típica en la que solemos salir mal parados los que menos nos merecemos. Ahí va:
Hace diez años que vivo en Fuerteventura , me vine con lo puesto, con mi hija y mi exmarido, aunque nuestro matrimonio estaba en coma e intenté reanimarlo, al cabo de dos años estaba más que muerto, así que me quedé sola con mi hija y una casa en alquiler que pagar, con su agua, luz, comida, etc. En la época en la que me separé había empezado a trabajar en un bar gallego en el que me habían prometido contrato y sueldo de 150.000 pesetas, pero pasaban los días y yo no había firmado aún ningún contrato, trabajaba 9 horas al día 5 días a la semana y el sexto 12 horas, el trabajo me gustaba pero lo del contrato me tenía mosqueada y me daba miedo dejarlo sin haber encontrado nada antes, así que seguí trabajando. Pasó el mes y no cobré, además venían por allí los trabajadores de un hotel del que era gerente el dueño del bar y me decían que tampoco habían cobrado, así que cada día estaba más acojonada pensando en cómo íba a pagar el alquiler. El dueño sólo venía por allí a picotear en plan ricachón con sus secuaces y a pagar rondas, a llamarme por el nombre de shisshisshis, como los maleducados a los camareros, y a fardar de rico cuando debía dinero a sus empleados. A mi, cada día la rabia me reconcomía más y más y el miedo a no poder hacer frente a los pagos me tenía bloqueada, no sabía cuanto íba a durar esa situación, evidentemente no mucho, tendría que irme sin cobrar y buscar rápidamente otro trabajo, pero hasta que pasase un mes ¿qué haría, qué comería mi hija? No quería pedir dinero a mis padres, con lo de la separación tenían bastante, no podía preocuparles más, estaba en un callejón sin salida, no tenía amigos, ni familia aquí, de repente me vi SOLA, totalmente responsable de mi y mi hija y me cagué de miedo. El encargado del bar me decía que no me preocupara que el dueño tardaba en pagar pero pagaba, sin embargo, a día dieciseis y después de haberlo llamado por teléfono para pedirle por favor que me pagara, que necesitaba el dinero y el muy sinvergüenza decirme que sí, que esa tarde tendría el sueldo, seguía sin ver un duro, y aún el tío tenía la cara dura de aparecer a cenar con su tropa de lameculos y pagar de su bolsillo tapas de jamón, de pulpo, vinos y copas. Encima por las mañanas venía Doña no me acuerdo ( su mujer ) a desayunar, se sentaba todos los días en el quinto coño, osea, lo más lejos posible de la barra, pues no quería tener nada que ver con la "plebe", y tenía que ir a preguntarle a su majestad que íba a tomar, aunque siempre pedía lo mismo. También ella me llamaba a la orden con el susodicho shishishis, como hacen los maleducados a los camareros y yo tenía que aguantarme y servir con mi cara contenida a tan distinguida señora. El diecisiete ya no aguantaba más, mi hija no íba a pasar hambre por culpa de un sinvergüenza, yo no podía fallarle, así que en el fondo, supongo que pudo más el miedo a fallarle a mi hija que otra cosa y es que ya lo explico en un poema dedicado a ella:http://masdemison.blogspot.com/2010/09/mi-cachito.html , que fue y es mi norte pues en momentos en los que he ido a la deriva, ha sido ella quien me dio fuerzas para seguir adelante. Total, que decidí coger el toro por los cuernos y ese día, antes de ir a trabajar me fui a un sindicato para informarme, jejeje, lo que me dijeron me dejó furiosa, transcribo literalmente: Mi niña, como no vayas con un par de amigos y unos palos olvídate de cobrar, por lo que dices, necesitas buscar otro trabajo ya, porque en este no vas a cobrar y un inspector de trabajo tarda un mes en hacer la visita pero si tú ya no estás ahí trabajando no puedes demostrar que estabas sin contrato. Pues nada, me fui para el trabajo acojonada, preguntándome qué hacer, sintiéndome abochornada de sólo pensar en volver a encontrarme con el casero y es que encima era mi vecino! Llegué al trabajo y allí estaban los obreros, en la barra, tomándose su aperitivo y mi encargado esperándome para él irse a hacer las compras del bar. Nada más verme entrar con semejante careto adivinaron los clientes que seguía sin cobrar y todos se deshacían en frases de ánimo y de impromperios hacia el Don que me tenía Sin ¿ Y que otra cosa podían hacer más que solidarizarse conmigo? Yo se lo agradecía, aunque eso no me daba de comer...Esa mañana estaba yo que me reconcomía, así que cuando llegó la Doña y se sentó en el quinto coño a esperar a que le fuese a preguntar lo que quería aunque me lo sabía de sobra, decidí ignorarla durante unos cinco minutos tras los que poco menos le grité desde la barra: ¿ va a tomar lo de siempre? Sí, sí. me dijo entre extrañada y ofendida de no recibir el trato que merecía por su distinguido rango de señora de. Le preparé el desayuno y se lo llevé al quinto coño donde estaba y allí le dije bien en alto para que todos oyeran: ¿usted puede darle un recado a su marido? Sí, dime. ¿Usted puede decirle que a ver si me paga? es que llevo más de mes y medio aquí sin contrato y todavía no me ha pagado el sueldo del mes pasado, mi hija está comiendo pasta sin nada, arroz sin nada y el casero llamando a mi puerta para cobrar, pero claro... si yo no cobro, no cobra él ¿usted le daría el recado? Sí, claro, pero esto no me lo tienes que decir aquí, delante de la gente! Bueno, dele el recado, por favor, que seguro que a usted le hace más caso que a mi. Y me fui toda digna hacia la barra. Ella se quedó roja, descompuesta y avergonzada y los clientes murmurando y sonriéndose por lo bajo. Pero como la mujer no se quedó satisfecha aún quiso ponerse por encima mío y me llamó por el nombre que llaman los maleducados a los camareros: shisshis. Así que le grité desde la barra: Mire! tengo nombre, me llamo Belén! A lo que contestó ya del todo abochornada: Ah, sí, Belén, me traes una servilleta? Ahora mismo se la llevo! Lo que me faltaba después de aquello era que encima me tratara como basura semejante personaje...
Después de aquello, seguí trabajando la media jornada y me fui a comer a casa, por la tarde, cuando volví al bar, lo primero que hice fue preguntarle al encargado si había cobrado y me dijo que sí, que sorprendentemente yo había cobrado pero él todavía no. Así que me dirigí al cajón de los recibos y encontré allí un sobre, lo cojí y conté el dinero, estaba el sueldo del mes pasado, menos mal! El encargado me dijo que no lo tenía que haber cogido, que era él quien me tenía que dar el sobre y que el dueño había dicho que primero firmase el contrato, que ya me lo había traído y que si no que esperase que me pagaba todo junto, lo del mes pasado y este medio mes, a lo que yo le respondí: El dinero es mío así que lo he cogido y no pienso firmar ningún contrato porque a mi ese señor no me da ninguna fiabilidad ni garantía así que ahora mismo me voy porque no quiero que me deba ni una peseta más y le dices a tu jefe que a primeros de mes voy a venir a cobrar el dinero de estos 17 días y como no me pague le perseguiré a la mujer por la calle para que pase verguenza, iré a las doce de la noche a su casa si hace falta, pero a mi me paga! El encargado se enfadó conmigo, me dijo que yo lo dejaba colgado, que ahora a ver a quien encontraba para trabajar y patatín patatán, pero yo me fui muy contenta y sin ningún remordimiento del bar. A principios del mes siguiente fui a cobrar y allí estaba mi dinero, menos mal, porque hubiera cumplido mi palabra. Ya veis, cuando nos vemos apurados, en un callejón sin salida, el miedo hasta puede ser nuestro mejor aliado y en este caso lo fue. Desde ese día me siento orgullosa de mi, sé que puedo salir sola adelante, nada más hay que echarle agallas a la vida, ser valiente y tener mucho que perder, entre otras cosas, la dignidad y la comida de tu hija.

15 comentarios:

  1. Feliz Navidad valiente. Si todas las personas tuviesen tu espíritu, el mundo sería de otra manera.
    Un kiss

    ResponderEliminar
  2. Pero porqué tienes miedo al enteeeeeeer!!!
    ja,ja,ja bromas a parte, primero decirte que gracias por citar mi blog, eres la primera persona que lo hace, con enlace y todo.

    Con respecto a esta historia, que me ha encantado, no veo miedo por ninguna parte, creo que analizaste la situación, viste que aquello no pintaba bien y actuaste.
    Si te hubiese podido el miedo a quedarte sin trabajo seguirías allí como debe seguir el encargado, como seguro que siguieron los obreros.

    Yo en temas laborales hace muuuucho que miedo cero, sino está todo clarito desde el inicio, planto y me voy a tomar el sol, que es más productivo.

    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  3. EL REGALO DE TU PRESENCIA, gracias por lo de valiente, creo que todos guardamos valentía en nuestros corazones, sólo hay que sacarla fuera. Ojalá también hubiera más regalos como el de tu presencia estos reyes. Un beso.

    PILI, Pues sí, con un par, lo bueno que tiene ser madre es que una saca la leona que lleva dentro, jejeje, Un beso.

    SUSO, el miedo a verme sola afrontando los problemas de la vida te aseguro que ha sido el más grande que he tenido en mi vida y más con una personita a mi cargo, esa es una de las experiencias que me dio la madurez y seguridad que no tenía hasta ese momento. Un biquiño.

    ResponderEliminar
  4. Estamos completamente de acuerdo, pero lo que te ha hecho más fuerte y salir de esa situación no ha sido el miedo, sino el verte sólo, y con alguien aún más indefensa que tú bajo tu responsabilidad.

    Un abrazote, por cierto, cuando quieras cobradora del frac, lo tienes dominao!

    ResponderEliminar
  5. Jejeje, Suso, vaya un trabajo duro el del cobrador del frac, para eso hay que nacer sin corazón, no podría hacerlo con personas que no pagan porque NO PUEDEN, desgraciadamente a la mayoría de estos sinvergüenzas de los que hablo en mi entrada, no les mandan al cobrador del frac, sino que les ponen una alfombra roja cuando entran al banco, Un besiño. Ah! y no voy a mi tierra, estoy trabajando, ya sabes, en navidades, no hay vacaciones para los camareros de contrato.

    ResponderEliminar
  6. Mucho pendón (por no decir otra cosa) hay por ahí, que se aprovecha de los demás.... Estupendo que cobraras lo tuyo... y más que te tenías que haber llevado, por lo que respecta a los impuestos que no pagó por tí ese mes y mediol.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  7. Más que miedo, es la decisión que tuviste, la verdad es que pocas veces uno se atreve a hacer esas cosas, te felicito...

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Jodido miedo que nos atenaza de vez en cuando. Feliz anó nuevo, este que tenemos a la vuelta de la esquina.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Así es como hay que hacer, echarle agallas, es verdad pero no siempre es facil ¿verdad? Seguro que te temblaban mucho las piernas pero lo hiciste por tu hija. Me gusta como dices que ella es tu Norte, para mí también lo fue. Cuando me separé, inmersa como estaba en una depresión, me obligué a sonreír mal como pude, y a salir cada día a trabajar y a luchar por darle el hogar que quería para ella, aunque sin padre. Y juntas, conseguimos llegar hasta aquí porque ella se fue haciendo mayor y me fue entendiendo y apoyando y yo a ella. Y me siento muy orgullosa porque todo lo conseguimos las dos, sin él (y no porque no hayamos querido que él participara, él se ha mantenido al margen porque ha querido, son cosas que pasan). Biquiños,

    ResponderEliminar
  10. GUILLERMO, para mi fue una lección de vida. Aprendí a ser más segura de mi y a no dejarme pisar, a veces tropezarte con especímenes de esta calaña está bien si lo sabes aprovechar. Un beso.

    BELÉN, la decisión la provocó el miedo a no poder enfrentar los gastos de ese mes y el siguiente y después cuando encontrase un trabajo tendría que pagar lo atrasado, con lo cual, ya estaría debiendo ese mes también, ya sabes que después es muy difícil ponerte al día. Besos.

    LA SONRISA DE HIPERIÓN, sí, jodido y bendito a veces, que nos pincha en el culo para que no nos durmamos en los laureles. Feliz año para ti también y sigue deleitándonos con tus poemas en el 2011. Un beso.

    ALDABRA, jejeje, me temblaba hasta el corazón, pero me quedé super bien después de hacerlo. Es difícil criar un hijo sola, el padre de la mía tras la separación, estuvo unos meses muy desubicado y fui yo la que hice frente. Después de un tiempo reaccionó y se comportó como debía. Y sí, son nuestro norte, cuando yo no podía más, allí estaba ella, extendiendo sus brazos hacia mi para consolarme, cómo no hacerlo todo mejor por ella? Un biquiño de sirena.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, hasta ahora el miedo nunca me ha hecho reaccionar así, suelo acobardarme y quedarme estancada o paralizada... pero de mayor quiero ser como tú!! Jaja, dí que sí, con dos pares de ovarios :P
    Besazo!

    ResponderEliminar
  12. El miedo,depende de la situaciòn puede ser un aliado o un enemigo..
    En ocasiones nos hace ser valientes,enfrentandonos a situaciones dificiles,jugandolo todo a una carta...
    en otras simplemente es nuestro enemigo,nos hace escondernos...por miedo a?quien sabe?
    me identifico mucho con tu forma de escribir..
    es muy sincera y directa,FELICIDADES,por plantarle cara a tal sinverguenza,que de esos yo conozco unos cuantos...
    en varios aspectos de la vida,no solo en lo laboral...
    Y sì,nuestos hijos son los que realmente nos hacen sacar fuerzas en los peores momentos que la vida por desgracia nos plantea..
    Un beso y una flor...
    me gusta tu blog...

    Scarlet O`hara....

    ResponderEliminar
  13. SCARLET, Por los hijos lo damos todo, verdad? Para mi es un placer que me leas, gracias. Para ti un te quiero, una caricia y un Hasta luego, que no un adiós...

    ResponderEliminar
  14. Gracias Misòn...
    Por los hijos se hace cualquier cosa...
    solo por ellos sabemos las cosas que seriamos capazes,y de lo valientes que somos...
    yo tambien vivì en una isla...
    y recuerdo que fueron los mejores años de mi vida...ahì fuè donde conocì lo que era la PAZ INTERIOR...esa que perdì...y que tanto echo en falta...
    hasta pronto...un millon de estrellas para que nos ilumine el firmamento...para tod@s...
    Scarlet O`hara...

    ResponderEliminar