martes, 21 de diciembre de 2010

El jamón está buenísimo, le pese a quien le pese!

Hoy, a pesar de que acabo de llegar del trabajo, son las 12:30 de la noche y mañana debo levantarme para llevar a mi hija al colegio, no puedo acostarme sin antes dejar dichas unas palabras sobre lo que he visto este mediodía en las noticias y es que por mucho que lo estaba viendo con mis propios ojos en la tele no daba crédito a lo que estaba oyendo. Me refiero a la denuncia que una madre musulmana a interpuesto contra un profesor por hablar de jamones en su clase. ¿Cómo se puede llegar a jugar de esta manera con una palabra tan seria como la xenofobia o el racismo? Estoy un poco cansada de las personas que por ser de distinta creencia religiosa utilizan estos medios victimistas para dañar la imagen y reputación de una persona, entidad, pueblo o país. Está bien claro por las imágenes del niño hablando para el noticiero, que ya desde pequeños los instruyen para odiar todo lo que no sea musulmán, para exigir unos derechos que no existen y se inventan o nos obligan, mediante este tipo de manipulaciones, a crear. En mi país no es pecado hablar del cerdo, es más, el cerdo forma parte de la cultura gastronómica española ¿porqué no debo contestarle a un mocoso que si le molesta oír hablar del cerdo, que se vaya estudiar a otro centro? ¿porqué tengo que aguantar encima que su madre me denuncie además levantando falsos testimonios? Creo que este tipo de personas nos perjudican seriamente porque sí están haciendo que nos sintamos nosotros ofendidos, atacados, acusados y obligados a dejarles más terreno a su cultura que a la nuestra propia. Si expresamos nuestro parecer, somos racistas, si amamos nuestra cultura y no dejamos que la suya invada nuestro terreno, somos racistas. Si hacemos cumplir las normas de nuestros colegios somos racistas. Es que no hay escapatoria! Yo no quiero ser racista, pero estas personas que juegan con el vocablo racista sí lo son. ¿Qué consideran racismo? Dígánmelo porque yo estoy empezando a volverme loca y a pensar que lo soy por detestar este tipo de actitudes. Simplemente no puedo entender cómo tienen el valor de acusarnos cuando tienen mezquitas en España para rezar, cuando pueden entrar en cualquier local, iglesia, colegio etc., ya sean hombre o mujer, musulmán, católico o hindú. No soy tolerante con este tema porque me indigna la hipocresía de estas actitudes, la manipulación mediante el victimismo barato y la imposición de no hacer ciertas cosas porque ofendemos. A mi sí que me ofende que coharten mi libertad de expresión, mi cultura, mis costumbres que nunca fueron irrespetuosas para nadie, estoy en mi país y seguiré haciendo y actuando como hasta ahora y al que no le guste que se vuelva por donde ha venido!  en uno de mis post (CONTRARIOS) hablaba hace poco de lo que me hacen sentir este tipo de situaciones, les dejo el enlace para que los que no puedan entender el tono con que hoy escribo se den cuenta como, cuando el problema es cercano, se llegan a tener estos sentimientos:http://masdemison.blogspot.com/2010/11/contrarios.html 
 Ya termino, sólo me queda ofrecerle mi apoyo moral al profesor José Reyes Fernández con la certeza de que aparte de mi,lo tiene de la gran mayoría de los españoles.

17 comentarios:

  1. Que digan misa sobre los jamones, eso no debería ni salir en la televisión.

    ResponderEliminar
  2. Ése es el problema Claudia, la televisión les da notoriedad a este tipo de actitudes, al final se crea debate, se dicen palabras mayores, se tergiversa la información y conseguimos quedar como lo que la mayoría de los españoles NO SOMOS: racistas. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el jamón, y tienes toda la razón.

    ResponderEliminar
  4. A mi también Pili, ellos se lo pierden. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola mison, no voy a hablar del profesor ni del jamón, porque me faltan datos, y no sé que se dijo en esa clase ni en qué tono, si sé que con la palabra se puede hacer mucho daño.
    Con respecto a tu entrada hay cosillas que me richinan, estás en tú derecho de decirlas, de pensarlas, e incluso de decirlas son pensarlas pero me rechinan:
    "somos racistas si amamos nuestra cultura y no dejamos que la suya invada nuestro terreno" no me siento para nada invadido por ninguna cultura, y lo de amar la "nuestra" con matices, porque muchos ven cultura en maltratar, punzar y matar tras desangrar a un toro y yo no lo considero para nada cultura.
    "y seguiré haciendo y actuando como hasta ahora y al que no le guste que se vuelva por donde ha venido!" este mismo argumento lo usan grupos de extrema derecha, que si son claramente racistas.

    No sé que es no ser racista, de hecho creo que yo también lo soy, pero lo que si se, es que los colegios deberían ser sitios aconfesionales y que los profesores deberían adaptar su discurso o sus ejemplos a TODOS los alumnos, de su padre o de su madre...imaginate que un profesor ponga en clase de tu hija ejemplos de "godos" que quitan trabajo y sin asi o asao,o gallego paletos que tienen ni idea de nada, cómo te sentirías si eso le afectase a tu hija y llegase mal a casa??

    Un beso y Jamones fiestas para el que las quiera!!!

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, que se me pasó, me gusta muuuuchiiiisiiiimoooo más el tono de "contrarios" que el de esta entrada, te dejo una reflexión que hice sobre el velo en las escuelas a ver que te parece:

    http://susodeteis.blogspot.com/2010/04/dialogos-de-velo_28.html

    Otro beso y no te tomes nada de esto demasiado en serio, que en 70 años TODOS CALVOS!!

    ResponderEliminar
  7. Ayer lo escuché en Herrera en la Onda y tampoco me lo podía creer; de hecho el debate de ayer iba sobre ese tema.
    No me gustan las etiquetas, lo digo siempre, y no sé si lo que pienso tiene una etiqueta pero tengo muy claro que cuando una se va a un país ha de adaptarse a la cultura de ese país, al menos, en cuanto a convivencia se refiere, luego en su casa que haga lo que quiera. Es mi modo de ver las cosas. ¿O es que las mujeres occidentales en los países musulmanes pueden ir por la calle en minifalda, por ejemplo?
    Es un tema muy peliagudo, no obstante, pero de todos modos hay demasiada tolerancia con estos temas por parte de la Administración.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  8. Suso, cuando escribí esta entrada lo hice bajo el riesgo de que me tachasen de racista, aún así quise escribirla porque a mi entender, callarme lo que pienso por miedo a que me tilden de lo que no soy me parece un silencio hipócrita, un queda bien. Yo amo mi cultura, puedo convivir con otras, pero lo que no consiento es que a la mía se le falte al respeto para favorecer la de los demás, eso por un lado. Por el otro, dudo que ningún profesor en sus cabales consienta que delante suyo, otros alumnos llamen paleto o godo a un peninsular y menos lo hará él mismo, un peninsular por el contrario no se sentirá ofendido si su profesor habla de los godos y explica que invadieron tal o cual país, porque es historia. Sin embargo un musulmán pide a su profesor que no hable del jamón( pues estaba explicando los distintos climas de España y como ejemplo citó un pueblo en el que, por su clima frío y seco, se curan muy bien los jamones) porque él es musulmán y le ofende oír hablar del cerdo ¿no te parece extremista? a mi sí. Si tú que has estado en Mozambique y te ha enamorado ese país ves como otros españoles rechazan su cultura, la critican y exigen que no se haga ciertas cosas delante de ellos porque los ofenden, no les dirías: si no te gusta vuélvete por donde has venido? YO SÍ. Y no entiendo que a esto se le llame racismo, por otro lado no tengo nada que ver con la extrema derecha, me repugna cualquier tipo de fanatismo, tanto el musulmán como el de la extrema derecha, como el nazi, como el de opus dei, ES DECIR, cualquier tipo de fanatismo. Yo es eso lo que repudio, no a las personas que profesan otras culturas o religiones respetando las nuestras, conviviendo con las nuestras. El tema de los toros lo sacas tú porque quieres, tú mismo dices que muchos consideran cultura, no yo, porque para mi eso no es cultura, es matar por matar. La entrada de CONTRARIOS la escribí desnudando mi corazón, como siempre lo hago, porque es muy fácil cruzar la línea al lado contrario cuando este tipo de actitudes te pillan muy de cerca e incluso te afectan directamente y constantemente debemos estar alertas de nuestros propios sentimientos y criterios, éstos, , pueden llegar a cambiar si te dejas llevar sin analizarlos y sin ponerte tú mismo unos límites que no quieres sobrepasar. Así que directamente y rotundamente afirmo que no por lo que acabo de escribir soy racista, simplemente me parece ridículo que se le de importancia a estas personas que van de víctimas del racismo, cuando son ellos los que actuan de manera racista intentando imponer que yo no hable de mi cultura, no le demos la vuelta a la tortilla. Aldabra lo explica perfectamente, yo me dejé llevar por la indignación, de ahí el tono del texto. Gracias por tu comentario sincero Suso, me gusta que cada uno se exprese tal y como piensa y me gusta discutir educadamente, además me has dado pie a explicarme mejor, si llegas a estar conmigo tomando una cervecita hubiéramos tenido una discusión apasionada, cada uno en su línea, jejeje, un biquiño.

    Aldabra, gracias por explicar perfectamente lo que yo pienso, un biquiño.

    ResponderEliminar
  9. Tendríamos que ver con qué tono dijo el profesor lo del jamón... yo estoy con Suso, se puede herir mucho con la palabra. Por otro lado lo que me molesta es que se generalice... seguramente pertenecerá a una familia intransigente y talibán, con lo cual no saben aceptar ellos también una nueva cultura, a pesar de ser la que impera en el país que les ha acogido...

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. Este incidente no tiene la menor trascendencia, salvo la que se le quiera dar. Hemos de tener cuidado de no caer en esa cosa triste que es la xenofobia. Otras culturas no nos invaden sino que nos enriquecen. Todos vivimos en este planeta que es nuestra casa común. Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Belén, claro que se puede herir con la palabra y no estábamos allí para saberlo, pero te puedo asegurar que no es fácil a veces convivir con personas que exigen y después no respetan, por ponerte dos ejemplos, en la clase de mi hija de 6 años hay varios musulmanes, el año pasado las madres colaboramos con los profesores haciendo los trajes de una obra de teatro, se pidieron medias de colores que tuviéramos por casa para no tener que comprarlas, con lo cual, unos días antes de la obra, las madres que colaboramos, se las probamos a los niños para ver si le servía la que íba a llevar cada uno, en la hora del recreo, está claro que tuvimos que quitarles los pantalones. Al día siguiente un padre musulmán fu al cole y le montó un escándalo a la profesora. Nosotros lo hicimos con toda la buena intención y no hubo nadie más que se quejase, ni siquiera otros padres de niños musulmanes. Otro ejemplo es el de los piojos, todos los años se convierte en una pesadilla, se mandan circulares con el aviso de que hay inquilinos en las cabecitas de nuestros hijos, desparasitamos, pero a la semana vuelven a tener piojos, al final las profesoras hacen un seguimiento de las cabezas, corroboran quienes no son desparasitados y hablan directamente con los padres, varios, por no generalizarte y decirte todos, eran musulmanes y uno de ellos también le montó la bronca a la profesora porque según él, no tenía que decirle nada a su mujer y que su hija no tenía piojos. Eso lo vi yo. Al día siguiente su hija vino con el pelo cortado de mala manera, hecha un cristo, la pobre. Sigue en el próximo comentario. Este año tenemos actividad de teatro y preparamos una obra sobre el nacimiento del niño Jesús, se podían apuntar los niños que quisieran y era gratis, vinieron dos moritas muy majas y estudiosas además. Les dijimos que avisasen a sus padres de lo que íba la obra para que no hubiese problemas, al día siguiente sólo apareció una. Nos dijo que su madre le dejaba asistir a la actividad, pero nosotros nos temíamos que el día de la obra no la dejase ir al auditorio, así que le tuvimos que dar un papel en que casi no hablaba y se podía sustituir fácilmente, por si las moscas, al final fue una suerte haber pensado en eso porque no hizo la representación. En las fiestas que preparamos para el cole vestidos con el traje típico de canarias, el cual es muy barato y si no los profesores consiguen para los que no lo pueden comprar, muchos vienen sin vestir y es una pena ver a toda la clase cantando la canción o haciendo el baile con sus trajes y la mayoría de los musulmanes con el uniforme de colegio, encima sucio del día o días anteriores. Yo, en mi trabajo también he tenido problemas, uno me agarró dos veces del brazo con brusquedad porque no tenía sitio para pasar y me apartó malamente, cuando puede pedírmelo sin esas maneras.Trabajo en un hotel y he trabajado con muchos marroquíes, siempre te preguntan si esto o aquello lo tienen que hacer ellos, como si nosotros por el hecho de que sean moros les demos trabajos que no les corresponden, cuando allí, todos los camareros hacemos de todo, si tienen un problema con un compañero no se lo dicen directamente, van al jefe, que es muy feo, yo intento solucionarlo antes hablando con el que tengo el problema, no yendo a chivarme. Hacen lo justo y necesario para cobrar,se ayudan entre ellos, sin embargo a los demás jamás nos echan una mano, si pueden dejar su trabajo pasable, no lo dejan bien, y cuando te toca después de ellos el turno, tienes que recoger lo tuyo y lo que ellos dejaron malamente hecho. Esta es la tónica GENERAL, por eso se generaliza, después te puedo decir que algunos no son así para nada, conozco una chica joven que es la que se encarga de llevar a su hermano al cole y lo lleva como un pincel de limpio, participa en todas las actividades con el resto de las madres, invita a los niños de clase al cumple de su hermano y TODOS van, porque personas así se merecen todo nuestro respeto.Es más mi hija viene muchas veces del cole diciendo: mami ahora mi novio es Said.

    ResponderEliminar
  12. Tengo un compañero marroquí al que adoro, muy buen compañero, muy buena persona, recíproco en las actitudes con sus compañeros, respetuoso, educado con las mujeres, super trabajador. Y siempre lo he dicho en el trabajo que si me dan a elegir con que compañero trabajar todos los días elijo a Abdela.
    El problema de que se generalice es porque la balanza se inclina hacia abajo y en todo caso te puedo asegurar que ellos no se integran, siempre se juntan entre ellos y no se relacionan con los demás, las mujeres van al parque con sus hijos a partir de las 8 de la tarde, cuando las demás nos estamos volviendo para casa y es que te podría dar mil ejemplos más. Están en España y deben intentar integrarse y adaptarse a esto y no lo hacen (la mayoría) Yo si voy a su país tendré que adaptarme por las buenas o por las malas. Es fácil hablar del tema cuando no lo sufres de cerca y afirmar que las generalizaciones no son justas, pero personalmente en mi pueblo es algo generalizado exceptuando algunos casos. De todos modos te digo lo mismo que a Suso, gracias por tu comentario, me da rabia no poder pensar como vosotros, ojalá pudiera, cuando llegué aquí pensaba así, es más, he tenido muchas discusiones en la adolescencia con mi padre respecto a estos temas, pero ya os digo que cuando te toca directamente se percibe de otra manera, Un beso.

    ResponderEliminar
  13. En mi opinión el racismo es, básicamente, favorecer a una raza o nacionalidad por encima de otra, o considerar inferiores a todos los que tengan otro color de piel, sean de otro país o tengan otra cultura. No me parece racista decir que el que venga españa debe intentar integrarse o adaptarse, pero sí me lo parecen un poco las etiquetas y las generalizaciones. Tengo una amiga musulmana que respeta totalmente a los demás y con la que se puede hablar de cualquier tema sin problemas.
    Soy extranjera y tengo algunas creencias o ideas que difieren bastante de las de quienes me rodean, pero al igual que pido que me las respeten, respeto el derecho del resto del mundo de pensar lo que le apetezca.
    Por suerte vivimos en un país con libertad de culto y de expresión, pero la libertad acaba donde empieza la del otro... Quiero decir que cada uno puede pensar/creer/hacer lo que le venga en gana siempre y cuando no ofenda a los demás. Lo que me parece una soberana estupidez es desperdiciar esa libertad usándola para imponer las ideas propias a otros.

    No sé si se entiende lo que escribo, ni si tiene algún sentido, pero estoy de acuerdo en que los colegios públicos deberían ser totalmente aconfesionales. No deberían permitir ni pañuelos en las cabezas, ni crucifijos colgados al cuello, ni nada por el estilo, y eso ahorraría muchas discusiones.
    Y por otra parte no me gusta demasiado que los medios de comunicación expongan estos incidentes, porque acaban dando pie a que sigan ocurriendo cosas parecidas...
    Un besazo!! :)

    ResponderEliminar
  14. Gracias gregorio, estoy de acuerdo en que enriquecen, pero siento impotencia cuando rechazan la nuestra. Y tienes razón, no le demos más vueltas al asunto. Un beso.

    Desastrillo, tú siempre te explicas perfectamente, yo también estoy de acuerdo en que los colegios sean aconfesionales y también conozco personas que respetan y además se intengran sin que ello signifique dar la espalda a su religión, eso es lo que no entiendo, todo evoluciona y tanto la religión musulmana como la católica deben hacerlo, porque están haciendo estragos con tantas creencias dañinas. Los católicos, al menos la mayoría, ya no interpretan la biblia al pie de la letra. Un beso y felices fiestas

    ResponderEliminar
  15. Feliz Navidad, Belén mira este video y riete un poco.
    http://www.youtube.com/watch?v=nJpcycWuxKU
    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. (Te contesto por aquí porque no he encontrado un mail de contacto... Por favor, si tienes alguna pregunta, mándamela a beleninred@gmail.com, si la pones en los comentarios no la contestaré porque se me olvidará, gracias y besicos)

    ResponderEliminar
  17. Paso a desearte también un super feliz año nuevo, misón. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar