martes, 23 de noviembre de 2010

CONTRARIOS.

A veces puedo parecer contradictoria y no es que simplemente lo parezca, es que lo soy. Me explico: puedo ser muy trabajadora pero también muy vaga ( depende del trabajo, si es en mi casa soy muy vaga), puedo ser muy pasional pero también muy fría (dependiendo del tema me enciendo o me enfrío), puedo ser muy tolerante y también llegar a ser racista (depende de la situación). Si saco el tema es porque sé que en ciertas ocasiones se me podrá juzgar de eso, de ser contradictoria, o peor aún, de engañar a los que me leen en mi blog ofreciendo de mi una imagen de persona solidaria, tolerante, etc cuando después dejo comentarios en otros blogs que pueden ser malinterpretados o llevar a conclusiones erróneas.
Quiero aclarar esto porque me preocupa, no me gusta que las personas que me leen no me entiendan. En primer lugar quiero dejar bien claro que pienso que todos llevamos dentro las dos caras de la moneda, nada existe sin su contrario, no hay bien sin mal, ni valentía sin cobardía, ni amor sin odio. Los contrarios co-existen y ahí está la superación de nosotros mismos, el trabajo día a día de sublimar la virtud. Trato de ser sincera, creo que es una de las virtudes que mejor se me da, tanto, que llego a meterme en estos berengenales por opinar con sinceridad lo que pienso. Y es que en todas las situaciones, al menos a mi, me parece muy difícil pensar del mismo modo. Puedo sentir empatía con los que sufren el hambre, la guerra, la necesidad, el maltrato, la injusticia, el abandono...en ese sentido me da igual si son chinos, moros, gitanos, drogadictos, alcohólicos, niños, hombres o mujeres. El caso es que siento la necesidad de cambiarlo, de hacer algo, de no quedarme quieta ante tanto dolor y miseria. Sin embargo no siento ninguna empatía con las personas que no respetan nuestras normas sociales (entiéndanme, hablo de normas justas, fáciles de cumplir y buenas para la convivencia social, no de reglas estúpidas e injustas) Y ahí es cuando aparece el choque de contradicciones, yo que no me considero racista, sé que en ciertos momentos aflora ese aspecto en mi personalidad ¿porqué? por la falta de entendimiento a pesar de la cercanía.
Termino diciendo que el racismo es miedo y reconozco que a veces lo tengo.

12 comentarios:

  1. Yo si creo que los seres humanos tenemos de todo... las dos caras de la moneda que dices, lo más importante es conocerse y entonces no te cuesta tanto entenderse...

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Belén, yo también pienso así, por eso espero que me entiendan. Sabes? te llamas como yo. un beso

    ResponderEliminar
  3. Te leo y me veo, tenía un buen amigo en la adolescencia que me llamaba el hombre-contradicción, aunque a mi me encajaba todo, simplemente que tenemos nuestros propios esquemas.
    Cuando un trabajo me apasiona puede dedicarle 24 horas, con el peligro que eso conlleva, sino me apasiona me acabo apagando y llendo.
    Te leo muy acuario, Belén, je,je,je mira que no poner el nombre en el perfil y ahora "descubrirte", que contradictorio, o no?

    ResponderEliminar
  4. jejeje, Suso, en realidad el nick lo conservo por cariño, mi hija usaba mi camisón de mantita, no me lo dejaba ni lavar y cuando porfín conseguía meterlo en la lavadora, ella lo buscaba llorando y decía: y mi misón?, así que me quedé con él cuando empecé a explorar en el mundo de internet, por lo demás hay mil referencias a mi nombre verdadero dentro del blog y en otras páginas.
    A mi me pasa lo mismo con los trabajos, llega un momento que me aburro, cuando dejo de aprender y empiezo a pensar en irme, lo bueno de donde estoy ahora es que trabajo un año y después tengo que estar 4 meses en el paro para que me puedan volver a coger, trabajo de camarera de bares en la riu, así que no me da tiempo a aburrirme mucho, es más me divierto porque tengo un montón de compañeros y nos solemos echar unas risas mientras trabajamos.
    Oye, en que zona de teis vivías? tu cara me suena mogollón, yo tengo amigos en la calle Enrique lorenzo, en bichita, en San salvador de teis, en la subida a la guía, en sanjurjo Badía, soy de Chapela pero mi segundo hogar era Teis, jejeje.De qué quinta eres si no es mucho preguntar? yo tengo 37 años y te veo más o menos de mi edad.

    ResponderEliminar
  5. Pues soy del mismo Enrique Lorenzo, cerquita del antiguo ambulatorio, ya ves, por cierto, se dice Wichita, o su castellanismo Vichita.

    Aunque no lo aparente tengo 33 años, bueno ya casi 34, claro. Así que si, de la misma quinta. Jugué unos años a balonmano en el Teis, y desde la adolescencia iba todos los veranos a la playa de la punta y de jovenzuelo estuve metido en actividades en la parroquia de San Ignacio de Loyola (la Iglesia cutre de Wichita).

    Nos hemos cruzado, casi seguro, cuando era más joven era de los pocos rokeros de tupé y chupa de cuero del barrio, luego me eché a perder y me dejé el pelo largo, estudié biología y me volví un hipy,ja,ja,ja que raro me leo haciendo un resumen tan resumen.
    De todas formas, y aunque es muy chula la coincidencia, creo que ambos hemos cambiado mucho desde aquellos tiempos del barrio, yo cuando vuelvo a casapadres y veo como aquello se ha convertido en la zona carrefuuur me entran arcadas secas.
    Un beijo

    ResponderEliminar
  6. Yo paraba siempre en el segán, te acuerdas de la pandilla tan grande que había allí? mi exmarido es Toñi , vivía en enrique lorenzo, sus hermanas se llaman marga, nuria y cris y sus padres antonio y puri, viven al lado de donde estaba el ambulatorio, en el último edificio que hay antes del callejón donde estaba el ambulatorio. Pablo cendón y Yiyo vivían dentro del callejón, seguro que los conoces, jejeje, si te digo que tu cara me suena un montón.

    ResponderEliminar
  7. Se llama el Barrio de los corazones, por las contras con el agujerito en forma de corazón.
    De pleno, son mis vecinos de abajo de toda la vida, igual por eso te sueno. Mis padres viven en el segundo de ese edificio, mandacarai.

    En el Segán nunca paré pero conocía a la gente, yo jugaba con las nietas de cendón (Yolanda y Olga) en el patio de atrás de casa; con tu familia política no mucho porque nos llevabamos unos 4 ó 5 años, que ahora no es nada, pero niño es un avismo.

    Pues ya ves, a mi tu cara no me sonaba, pero mi memoria es muy selectiva.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. sí, efectivamente, el barrio de los corazones, jejeje, que buenos recuerdos, conoces a nori la del estanco de los caños? a Eladio, al hippie, al chicho terremoto? pero ahora dónde vives?

    ResponderEliminar
  9. vivo entreteniéndome por el camino...
    je,je,je desde que volví de Moçambique, estuve allí todo el 2009 con un proyecto de cooperación con la Xunta de Gz, no he encontrado mi sitio, con media cabeza siempre allá, pero sabiéndome de Teis.

    Ahora mismo paso una temporada por Cataluña, escapando del frio, pero ya viene nuevamente y estoy planteandome bajar hacia cabo de Gata.

    Algunos de ellos me suenan de vista, pero no andaba con ellos, por eso no nos conocimos antes ;-)

    Un beijo

    ResponderEliminar
  10. Creo que todos somos contradictorios en determinadas ocasiones y que lo fácil es "tachar" a las personas de lo que no son porque, en muchas ocasiones, si no aceptamos las injusticias, del tipo que sean, somos "racistas", "intolerantes", "feministas"... Esos adjetivos despectivos son el recurso fácil de quienes a toda costa quieren tener razón a pesar de defender lo indefendible.
    Belén, da igual de lo que te puedan catalogar mientras puedas irte a la cama sabiendo que vives en armonía con lo que dices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tienes razón Celeste, pero es fastidioso que te etiqueten por tener opiniones que no son del gusto de los demás. En el fondo a todos nos cuesta no hacerlo. Besitos

      Eliminar
  11. Bueno, a veces llega a ser algo más que fastidioso pero, bueno, a eso se arriesga una cuando expone lo que piensa. Sobre todo cuando se ponen los puntos sobre las íes y esto es algo que a ti se te da genial. La cosa está en decidir en base a qué fastidia más: ¿que se etiquete a una de tal o cual cosa o que una se prohiba, a una misma, defender sus propios criterios, ya sean en voz alta o en letras minúsculas? Creo que las dos sabemos la respuesta. Ánimo, que haces un muy buen trabajo. Besitos.

    ResponderEliminar