domingo, 12 de septiembre de 2010

MI PIRATA

Te subiste a mi barco
y no eras marinero
y cual corsario de los mares del sur
desplegaste velas
rumbo a ninguna parte.
Desafiaste el destino
que adivinaste en mi semblante.
Quisiste ser pirata
en mi barquito velero,
me atacaste de noche
cuando soñaba mi sueño,
sin saber que mi tesoro
te lo entregaba queriendo.
Navegaste en mi compañía
como hombre aventurero,
por los mares de lo incierto
y llegaste a buen puerto.
Ahora mi barco es tuyo,
mi tesoro es tuyo
y tuyo hasta mi sueño.

3 comentarios: