miércoles, 22 de septiembre de 2010

LA VIDA PASA Y LOS MALOS MOMENTOS TAMBIÉN

 Esto va para los que os sentís así ahora, cómo yo me sentí hace unos cuantos años. Es un pequeño extracto de mis diarios de adolescente. Cuando os leo me identifico con ese dolor que sentís, vuelvo a recordar esos malos momentos y la conclusión que saco es que ha tenido que ser así para que yo madurara, no quiero decir que tengamos que sufrir para crecer como personas, pero a los que nos pasa nos caracteriza una profunda sensibilidad.




Depresivamente triste, real y verdaderamente hundida en mis dudas. Huir es mi única salida, pero ¿cómo huir de mi misma? Me siento sin fuerzas para luchar contra algo que está dentro de mi, que tengo tan arraigado que no me deja vivir. Quisiera morir, una solución fácil a mis problemas, pero ni la misma muerte quiere ayudarme. Nisiquiera mis pensamientos se concentran en algo alegre, divertido, me torturan contínuamente y no puedo soportarlo. Mi vida es horrible, quisiera negarlo, pero no me engaño. Soy incapaz de apartarme de la soledad ¿me atrae ella a mi o yo a ella? Me siento vacía, sin ganas de vivir, estoy cansada de esta comedia de la que me siento el bufón que no puede aspirar a algo más grande, más importante. ¿Qué hago yo aquí, en este mundo en el que no encajo? ¿porqué no soy capaz de inspirar amor o un poquito de atención? Me veo diminutamente pequeña, insignificante para los demás, tan fea de alma...
Ojalá, como dice Silvio Rodriguez, no me queme en mis brasas, para no ver mi alma convertida en carbón. Ojalá que mis penas no se vuelvan recuerdos, para no vivir en eterna tristeza. Ojalá mi enemigo me estreche la mano, porque quiero dejar de luchar. Ojalá que mi mente descanse en aguas claras, para que mi corazón pueda ver el fondo de mi alma.


Dile a la muerte si me busca que no me escondo,
Dile que no me aterra su tenebrosa oscuridad
Dile que cuando venga a buscarme la estaré esperando.



Sufro de soledad, esa que abruma y te sigue a todas partes..


Quiero dormir profundamente , sumirme en un sueño maravilloso y no despertar jamás, o volverme loca y no reconocer ni distinguir la realidad y poder creer que en este mundo también hay sitio para mi, aunque no sea verdad...

5 comentarios:

  1. Ahora entiendo, por qué me entiendes tan bien...

    Me ha gustado leerlo, lo tomaré como parte de mi aprendizaje. un besito

    ResponderEliminar
  2. Gracias Luna, me gusta que te guste. Con esto intento deciros que a pesar de cómo os sintais debeis vivir el momento pues a veces nos sumimos totalmente en nuestro kaos interno y no disfrutamos de lo que tenemos. Ahora me lamento de haberme dejado llevar por la negatividad y no apreciarme como debía, porque me perdí muchas cosas. Sobre todo perdí mi juventud deseando que pasara ese dolor.Si no hubiera centrado mi existencia simplemente en eso y hubiera sido más positiva, ahora tendría mejores recuerdos, pero no supe encajar los cambios acelerados a los que nos somete el período adolescente.

    ResponderEliminar
  3. Al menos ahora tienes la oportunidad de hacer que gente como yo, o incluso tus hijas, no tropiecen con la misma piedra.. Y este es un buen comienzo. Por degracia, la pena, la soledad, nos vuelve tan egoistas que hasta creemos que de verdad es el mundo el que va en dirección contraria, pero conociendo historias, te das cuenta de que no, de que no eres raro, que no eres el único, que son etapas, escalones hacia la madurez.
    Así que me alegro de haberlo leído, para tener más claro aún, que debería ser mucho más positiva.

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda muchísimo a las cosas que escribía hasta hace poco... ahora estoy intentando que todo lo que escribo tenga un tinte positivo, me he dado cuenta de que me ayuda a creérmelo un poco :P

    Tus hijas tienen suerte de tener una mamá como tú!!
    Gracias por tus comentarios guapa! Intentaré seguir tus consejos ;)

    ResponderEliminar
  5. Pequeño y bello desastre, yo sí que tengo suerte de tener unas hijas como ellas, muchas veces los padres cometemos errores, no siempre lo hago bien, pero mis hijas me adoran igualmente. Sigue escribiendo en positivo, no uses la escritura sólo para desahogarte sino también para animarte, es una virtud escribir igual de bien en positivo que en negativo.A mi me cuesta más expresarme cuando estoy bien, sin embargo cuando estoy mal, mis dedos no pueden seguir la velocidad de mis pensamientos y es algo que me ofusca, no poder transmitir lo bien que me siento cuando me siento bien. Besitos y gracias también a ti por tus comentarios.

    ResponderEliminar